Seguinos en las redes

Jueves, 15 de noviembre 2018

Primer causa de muerte en el país

Por ley, los empleados de Estaciones de Servicio deberán capacitarse en reanimación cardiopulmonar

De prosperar un Proyecto de Ley del Senador oficialista Roberto Basualdo, los trabajadores deberán incorporar obligatoriamente conocimientos en RCP. Las expendedoras tendrán que contar con carteles explicativos sobre el procedimiento de primeros auxilios

Por Surtidores

El Senador Nacional por la Alianza Cambiemos San Juan, Roberto Basualdo, presentó un Proyecto de Ley cuyo objetivo es crear un programa de capacitación sobre “Maniobra RCP” (Resucitación Cardiopulmonar) ante una emergencia para personas que se desvanecen, destinado al personal de las Estaciones de Servicio.

La iniciativa dispone que los establecimientos deberán contar al menos con un empleado capacitado en cada turno, además de colocar carteles explicativos para difundir a través de imágenes precisas y ordenadas, la forma de ejecución del procedimiento de primeros auxilios.

Basualdo explica que en las Estaciones de Servicio ocurren muchos de estos accidentes cardiovasculares. Cito algunas referencias al respecto como el caso de San Juan, donde un hombre murió mientras cargaba combustible, o en Mendoza cuando un automovilista falleció de un infarto mientras se abastecía de nafta.

Nos centramos en brindar mejor educación popular y capacitación para salvar vidas por cuanto más gente sepa hacer reanimación cardiopulmonar RCP, más aumentan las posibilidades de sobrevida en un 74 por ciento”, afirmó el legislador. “Por esto se insiste en que la gente se capacite. Tres horas alcanzan para aprender lo básico: reconocer lo sucedido, llamar al servicio de emergencias correcto y hacer las maniobras de primeros auxilios”, agregó.

CAPACITACIÓN PARA SALVAR VIDAS

Un sondeo llevado a cabo por la British Heart Foundation (Fundación Británica del Corazón) encontró que cerca de la mitad de las 2.000 personas entrevistadas no podrían dar reanimación cardiopulmonar (RCP) porque no sabrían cómo. Sólo 7 de cada 100 personas sabe primeros auxilios. Esa es la conclusión a la que llegó una encuesta realizada en Buenos Aires, en la que los consultados debían responder: Si conocen las técnicas básicas que se deben aplicar ante una persona que sufre un infarto o un accidente cerebrovascular.

De acuerdo con estadísticas del Ministerio de Salud, por año mueren 18.000 personas por enfermedades isquémicas del corazón y más de 19.000 por problemas cerebrovasculares.

En estos dos casos de padecimiento es importante estar pendiente de la respiración y si tiene pulso. Dentro de los primeros auxilios, es necesario saber cuáles son las cinco señales, reglas o síntomas previos a un ACV:

  • Cuerpo: debilidad o adormecimiento en un brazo, pierna o mitad de la cara.
  • Confusión: dificultades para hablar o entender.
  • Ceguera: visión borrosa o pérdida de visión en un ojo o ambos.
  • Caminata: dificultades para mantener el equilibrio o desplazarse.
  • Cabeza: dolores intensos y repentinos de cabeza.
  • Y en caso de infarto los síntomas son:
  • Dolor fuerte y repentino en el pecho, y en el brazo izquierdo.
  • Palidez.
  • Sudoración.
  • Mareo.
  • Pérdida progresiva del pulso.

Durante una emergencia en nuestro país, una ambulancia tarda en llegar entre 15 y 20 minutos. El síntoma en común de infartos y ACV es que la persona se desmaya. Una vez que ocurre esto, está inconsciente y no responde al ser sacudida o llamada. Mientras tanto podemos hacer los siguientes pasos hasta que llegue la ambulancia:

  1. Llamar a emergencias: se debe informar el lugar del accidente, el número de víctimas, qué les pasó y los síntomas que presentan.
  2. Posicionar a la víctima: si está boca abajo, girarla boca arriba.
  3. Controlar si respira: con una mano, se eleva el mentón; con la otra, se extiende la cabeza hacia atrás. Acercar el oído a la boca de la víctima y escuchar si respira.
  4. Si no respira: hacer respiración boca a boca. Con una mano se tapa la nariz de la víctima y con la otra se le eleva el mentón. Soplar durante dos segundos en la boca y dejar salir el aire. Repetir la maniobra dos veces. El 20 POR CIENTO no daría respiración de boca a boca por temor a contraer una infección. La organización acaba de lanzar una campaña en la que insta al público a «olvidarse de la respiración de boca a boca» y concentrarse en las compresiones cardíacas.
  5. Si respira: tomar el pulso.
  6. Si no respira ni tiene pulso: alternar con respiración boca a boca, sino se realiza respiración, efectuar solo con 15 compresiones. Chequear la respiración y el pulso cada poco minuto.
  7. Si no tiene pulso: buscar el eje del esternón, colocar el talón de la mano sobre el tórax (dos dedos por encima de la unión de las costillas), apoyar la otra mano arriba y presionar.
  8. Hacer masaje cardíaco: comprimir el tórax entre cuatro y cinco centímetros en forma rítmica, 15 veces cada vez.
  9. Si la víctima reacciona: ubicarla de costado, en posición de recuperación.

Deja un comentario