Seguinos en las redes

Martes, 23 de octubre 2018

Sondeo de mercado

La Inflación afecta cada vez más fuerte el consumo de combustibles de la clase media

El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) y el Instituto  de proyección Ciudadana, realizaron una encuesta durante el mes de septiembre en el área metropolitana (CABA y GBA) acerca de los cambios en los hábitos de compra en las Estaciones de Servicio

Por Surtidores

Una encuesta realizada a los consumidores del área más urbanizada de Buenos Aires, arrojó que han mermado significativamente las ventas de combustibles, casi al mismo nivel que medicamentos y alimentos.

Desde el CEPA, entidad que realizó el sondeo, expresaron a surtidores.com.ar que el sector socioeconómico medio fue el que mayor ajuste realizó en sus compras de naftas, el cual no solamente se reflejó en un cambio de elección en reemplazo de las premiun por la súper, sino también en un 39 por ciento de los encuestados que dijeron haber reducido la cantidad de litros cargados en sus automóviles.

Estos números contrastan con un 22 por ciento que adujo mantener el mismo nivel de consumo y un 2 de personas consultadas que afirmaron haber elevado su gasto en combustibles. Otro dato llamativo en este sentido, pasa por un 26 por ciento de individuos que directamente “no consumen combustible”.

La muestra inicial está compuesta por 614 casos. A su vez, la base fue ponderada por las proporciones de sexo, edad, NSE (Nivel Socio-económico) y localidad, según los parámetros del último Censo Nacional.

El relevamiento se realizó en un 80 por ciento de manera virtual, mediante publicidad en redes sociales y un 20 en la vía pública en los siguientes puntos muestra: Constitución, Retiro y Liniers. Se utilizó en ambos casos el mismo cuestionario semi-estructurado. El nivel de confianza es de 95 por ciento con un margen de error de 4,5.

IMPUESTOS REGRESIVOS

Al mismo tiempo, al ser consultado sobre los constantes incrementos en las naftas y el gasoil, el Director del CEPA, Hernán Letcher, se lamentó porque a pesar de todo lo que se había hablado en el 2016 referido a la reforma impositiva, “nada benefició a los consumidores en materia de combustibles”.

Recalcó el economista que el sistema de impuestos regresivos sigue apremiando a la actividad ya que los impuestos al combustible, sumado al impuesto al valor agregado (IVA) y el de los créditos y débitos en cuentas corrientes (impuesto al cheque), conforman para el sector de venta de combustibles y GNC, una “estructura impositiva o tributaria regresiva que nunca fue modificada”.

Deja un comentario