Seguinos en las redes

Lunes, 16 de abril 2018

1 y 2 pesos por paquete

Info para Minimercados: Vuelve a aumentar el precio de los cigarrillos

La empresa Massalin Particulares anunció un incremento del 3% en todas sus marcas, lo que implica una suba de entre 1 y 2 pesos por paquete. La estrategia de las Estaciones de Servicio para seguir vendiéndolos a pesar de su escasa rentabilidad

Por Surtidores

Desde hoy, la empresa Massalin Particulares aplicará un aumento en el precio de los cigarrillos que comercializa del 3 por ciento en promedio, lo que implica una suba de entre 1 y 2 pesos por paquete.

La tabacalera ya había actualizado sus precios en enero, febrero y marzo, por lo que se trata del cuarto incremento en lo que va del año. Se espera que en las próximas horas la otra distribuidora, British American Tobacco (BAT), también anuncie una modificación en sus precios.

Según la comunicación, el paquete de Marlboro Red Box costará $ 61; el KS, $ 60; el Red Box de 15, $ 45 y el de 10, $ 31. En tanto, el Philips Morris Box de 20 pasará a costar $ 58; el KS, $ 57; y el de 10 unidades, $ 30.

Por otra parte, Chesterfield Red Box costará $ 50; Chesterfield KS, $49; Chesterfield Red Box 15, $ 35 y Chesterfield Red Box 10, $ 26.

Cabe recordar que con la última reforma tributaria, aprobada en la última semana de diciembre por el Congreso Nacional, a último momento se modificaron los impuestos a diferentes rubros. Uno de ellos fue sobre los cigarrillos, que venían con una alícuota actual del 75 por ciento. Con la reforma, se pasó a 70 pero con la inclusión de un mínimo de $ 28 por atado.

EN LAS ESTACIONES DE SERVICIO

La venta de cigarrillos es considerada como un servicio prácticamente “gratuito” porque el margen de ganancia es muy reducido. Sin embargo, muchos operadores financian la utilidad del producto a través del cobro de un adicional.

Los estacioneros afirman que la bonificación no alcanza para cubrir los gastos de administración y recaudación: hacer el pedido, controlar al proveedor, trasladarlo al depósito, registrarlo en el sistema informático y  colocarlo en la góndola.

Se suma además el costo laboral del personal necesario para su entrega al público, la diferencia entre el IVA débito y crédito, el impuesto a los Ingresos Brutos y el cargo bancario por depositar el efectivo. De ahí que la decisión de sumarle un “plus” se extiende cada vez más en el sector expendedor.

Deja un comentario