Proveedores | Capacitación | GNC / GLP | Legislación | Seguridad e Higiene | Federaciones | Lubricantes | Contacto
Bookmark and Share
Batanes: La Secretaría de Energía confía en los operadores
La reglamentación de los envases rodantes especifica claramente que no le podrán surtir de combustibles aquellas estaciones de servicio que no cuenten con una isla acondicionada para tal fin. Pero los controles sobre esta cuestión son infrecuentes y solo queda constancia de la adecuación en las auditorías de seguridad. “Confiamos en los expendedores”, afirman desde la dependencia  
 

La carga de combustible solo puede ser realizada en una isla acondicionada a tal fin

Hace pocos meses atrás, la Secretaría de Energía reglamentó el uso y el expendio a batanes en estaciones de servicio, situación que no está totalmente contemplada en el Decreto 2407/83. La normativa dispone que sólo se permitirá la carga en recipientes de mediana capacidad de hasta 2.000 litros y se deberá destinar una isla exclusiva para tal fin.

 

La disposición generó reacciones adversas de parte de los estacioneros, quienes llevaron el reclamo a las autoridades. Durante el período legislativo, varios proyectos hicieron hincapié en esta cuestión y solicitaron su aplazamiento, al menos hasta tanto se efectúen las modificaciones previstas por la autoridad de aplicación.    

 

Sin embargo ninguna iniciativa logró estado parlamentario, por lo que la decisión quedó firme. De esto tomaron nota algunas petroleras, que impiden el suministro a este tipo de recipientes si las instalaciones no se encuentran en condiciones, mientras que otras dejan sobre la cabeza del operador la responsabilidad de la carga.  

 

El órgano rector de la actividad, la Secretaría de Energía, también adoptó esta postura. Sus inspectores tampoco verifican in situ el cumplimiento de la norma, sino que lo hacen a través de los informes de las empresas que auditan los surtidores. “Confiamos en los operadores”, señalaron a surtidores.com.ar funcionarios de esa dependencia, y agregaron que “es un compromiso que deben asumir como expendedores”.

 

Claro que cuando detectan una infracción les caen con todo el peso de la ley. “Las penalidades pueden ser leves, graves o muy graves” aclaran, “están tipificadas en la Resolución 1102/04 y las aplicamos según su reglamentación”.   

 

Para no incurrir en esta situación, desde Energía recordaron que los batanes deben cumplir los siguientes requerimientos:

 

  • La capacidad en litros debe estar indicada en ambos laterales y en su parte trasera en lugar visible, al igual que la inscripción “PELIGRO COMBUSTIBLE”, acompañado del rectángulo que indique el N° de Riesgo del Gas Oil (30) y el N° de ONU (1202) y el rombo con indicación de inflamable.
  • La altura total del chasis/batán, debe permitir que el operador pueda introducir la manguera de carga parado sobre el nivel de piso de la playa.
  • La boca de carga debe tener cierre hermético. El diámetro del mismo debe ser tal que permita introducir el pico surtidor de 1 pulgada.
  • La boca de carga deberá contar con un tubo prolongador que permita la descarga de combustible sobre el fondo del contenedor.
  • Contará con una conexión de bronce que permita conectar la pinza de descarga a tierra.
  • Deberá contar en el lado opuesto a la posición de carga, con una cañería de venteo de 2 pulgadas, con tapa roscada que impida el ingreso de agua y malla metálica en su parte inferior, que permita evacuar los gases generados durante el proceso de carga, previa conexión a la cañería de venteo.
  • La cañería de venteo a la que deberá conectarse el contenedor (batán), tendrá un diámetro concordante con el del venteo del batán y su salida será libre a los cuatro vientos por sobre el techado de la zona de despacho, debiendo contar con una cañería flexible para su acople hermético de cierre rápido, con el venteo del batán.
  • La boca de expendio deberá instrumentar un procedimiento de seguridad operativa, relacionada con la carga, de manera de evitar derrame por errores de medición y/o cualquier otra situación de riesgo que pudiera derivar en generación de accidentes y emergencias.
  • Una sola isla será destinada y acondicionada para la carga, señalando adecuadamente la boca de carga, ubicada en un extremo de la locación, carente de obstáculos, que permita orientar el contenedor, hacia una salida libre y segura, sin entorpecer el movimiento de otros vehículos.